miércoles, 19 de julio de 2017

ORACLE limita su responsabilidad a 1000$ para Java SE

Para poder ejecutar aplicaciones desarrollada con el lenguaje Java se requiere instalar la máquina virtual de Java (JVM) que se instala junto con el JRE (Java Runtime Environment).
Todo el software puede tener un comportamiento anómalo durante su ejecución o riesgos de ciberseguridad y, como no podía ser menos, el JRE también tiene sus vulnerabilidades.
Los fabricante suelen corregir las vulnerabilidades detectadas en las siguientes actualizaciones de sus productos, pero ¿qué pasa si nos vemos afectados por una vulnerabilidad?. La respuesta es sencilla, habrá que ver que dice el contrato o, en el caso del JRE, "los términos del acuerdo de licencia de usuario final".
Por el mero hecho de descargar Java estamos confirmando que hemos leído y aceptado los términos del acuerdo de licencia de usuario final.
Si bien la página de descarga está en castellano, cuando intentamos leer el acuerdo de licencia de usuario final, nos encontramos con un contrato redactado en inglés y se echa en falta una versión en español.
Oracle Binary Code License Agreement for the Java SE Platform Products and JavaFX
ORACLE AMERICA, INC. ("ORACLE"), FOR AND ON BEHALF OF ITSELF AND ITS SUBSIDIARIES AND AFFILIATES UNDER COMMON CONTROL, IS WILLING TO LICENSE THE SOFTWARE TO YOU ONLY UPON THE CONDITION THAT YOU ACCEPT ALL OF THE TERMS CONTAINED IN THIS BINARY CODE LICENSE AGREEMENT AND SUPPLEMENTAL LICENSE TERMS (COLLECTIVELY "AGREEMENT"). PLEASE READ THE AGREEMENT CAREFULLY. BY SELECTING THE "ACCEPT LICENSE AGREEMENT" (OR THE EQUIVALENT) BUTTON AND/OR BY USING THE SOFTWARE YOU ACKNOWLEDGE THAT YOU HAVE READ THE TERMS AND AGREE TO THEM. IF YOU ARE AGREEING TO THESE TERMS ON BEHALF OF A COMPANY OR OTHER LEGAL ENTITY, YOU REPRESENT THAT YOU HAVE THE LEGAL AUTHORITY TO BIND THE LEGAL ENTITY TO THESE TERMS. IF YOU DO NOT HAVE SUCH AUTHORITY, OR IF YOU DO NOT WISH TO BE BOUND BY THE TERMS, THEN SELECT THE "DECLINE LICENSE AGREEMENT" (OR THE EQUIVALENT) BUTTON AND YOU MUST NOT USE THE SOFTWARE ON THIS SITE OR ANY OTHER MEDIA ON WHICH THE SOFTWARE IS CONTAINED.
Lo importante es que ORACLE te permite usar el software sólo si aceptas todos los términos del acuerdo, y si usas el software estás reconociendo que has leído y aceptado los términos del acuerdo.
4. DISCLAIMER OF WARRANTY. THE SOFTWARE IS PROVIDED "AS IS" WITHOUT WARRANTY OF ANY KIND. ORACLE FURTHER DISCLAIMS ALL WARRANTIES, EXPRESS AND IMPLIED, INCLUDING WITHOUT LIMITATION, ANY IMPLIED WARRANTIES OF MERCHANTABILITY, FITNESS FOR A PARTICULAR PURPOSE OR NONINFRINGEMENT.
No deja de sorprender que como consumidores nos hallamos acostumbrado a que los productos de software son algo que puede contener vicios ocultos y, en la cláusula 4 renunciamos a las garantías y asumimos que si hacemos un uso empresarial del producto es bajo nuestro riesgo ya que el producto puede no ser adecuado para un propósito en particular.
5. LIMITATION OF LIABILITY. IN NO EVENT SHALL ORACLE BE LIABLE FOR ANY INDIRECT, INCIDENTAL, SPECIAL, PUNITIVE OR CONSEQUENTIAL DAMAGES, OR DAMAGES FOR LOSS OF PROFITS, REVENUE, DATA OR DATA USE, INCURRED BY YOU OR ANY THIRD PARTY, WHETHER IN AN ACTION IN CONTRACT OR TORT, EVEN IF ORACLE HAS BEEN ADVISED OF THE POSSIBILITY OF SUCH DAMAGES. ORACLE'S ENTIRE LIABILITY FOR DAMAGES HEREUNDER SHALL IN NO EVENT EXCEED ONE THOUSAND DOLLARS (U.S. $1,000).
La cláusula 5 trata la limitación de responsabilidad, y deja claro que ORACLE no será responsable de los perjuicios causados por lucro cesante o daño emergente, incluso en el caso de que ORACLE hubiera estado advertido de la posibilidad de tales daños. En cualquier caso, su responsabilidad no excederá de MIL DÓLARES (U.S. $1,000)
10. GOVERNING LAW. This agreement is governed by the substantive and procedural laws of California. You and Oracle agree to submit to the exclusive jurisdiction of, and venue in, the courts of San Francisco, or Santa Clara counties in California in any dispute arising out of or relating to this agreement.
La cláusula 10 determina la ley aplicable. Este acuerdo se rige por las leyes de California y cualquier disputa se resolverá en California, en los tribunales de San Francisco o Santa Clara.

domingo, 18 de junio de 2017

El "uso de los contenidos de los usuarios" por el proveedor de hosting

Estos días estoy utilizando los servicios de hosting de Hostinger que ofrece un alojamiento gratuito muy interesante:
100% gratis, 2000 MB de espacio, 100 GB de ancho de banda, sin anuncios, creador de sitios y 2 bases de datos MySQL gratuitas.
Desde un punto de vista técnico es ideal para crear un portal web basado por ejemplo en WordPress y con el que implementar cualquier tipo de servicio online, o simplemente para almacenar datos personales, copias de seguridad, fotos, ...
Pero desde un punto de vista legal, te están avisando que leas cuidadosamente los "Términos Y Condiciones" de uso y como dice el refrán: "el que avisa no es traidor".
Literalmente dice:
Lo habitual es que nadie lea estos contratos, y ya se han encargado los redactores legales de que sea tediosa su lectura y difícil su comprensión; si a eso le añadimos que está en inglés, es casi como si lo publicaran en jeroglíficos.
En cualquier caso, si no lo lees, es tu problema lo que vas a aceptar.
En particular, el apartado 7 es sumamente interesante y merece este post. En la versión "Revised: 2017-06-14 08:38"  se describe el "Hostinger ES's use of user content" o "uso del contenido del usuario de Hostinger ES".
A continuación voy a resumir lo más singular de este apartado, haciendo un gran esfuerzo por intentar entenderlo. Entiendo que mi perfil técnico y jurídico, así como mi nivel de inglés, me capacitan para entenderlo, pero para que el lector tenga su propia interpretación, y aclare cualquier controversia, le remito al documento original.
En el apartado se utiliza la palabra "submission" que tiene distintos significados en español, y dado que se está hablando de los contenidos de los usuarios, considero que la traducción más adecuada sería "entrega", "presentación" o "envío". De entre las opciones elijo "envío".
Este apartado aplica a los contenidos enviados a los sitios web corporativos de Hostinger ES. No tiene la intención ni el efecto de transferir la propiedad ni derecho legal alguno (incluyendo derechos de propiedad intelectual) que pudieras tener en tus sitios web alojados (hosted websites).
...
Con respecto "al envío" del usuario (user submission). Reconoces y acuerdas que:
  • "El envío" es completamente voluntario
  • "El envío" no establece una relación de confidencialidad ni obliga a Hostinger ES a tratar "el evnío" del usuario como confidencial o secreto.
  • Hostinger ES no tiene obligación, ni expresa ni implícita, para desarrollar o usar "el envío" del usuario, y no se te compensará a ti ni a cualquier otro por cualquier uso intencionado o no del "envío" del usuario.
  • Hostinger ES puede estar trabajando en los mismos o similares contenidos, puede haber tenido conocimiento de tales contenidos por otras fuentes, puede simplemente querer desarrollar este contenido (o similar) por si misma, o puede haber tomado/tomará cualquier otra acción. 
Hostinger ES poseerá derechos exclusivos (incluyendo toda la propiedad intelectual y otros derechos de los propietarios) sobre cualquier "envío" del usuario publicado en este Sitio (Site), y tendrá derecho a un uso ilimitado y la diseminación de cualquier "envío" del usuario publicado (User Submissions posted) en este Sitio para cualquier propósito, comercial o cualquier otro, reconocimiento o compensación a tí o cualquier otro.
En relación al "Contenido del Usuario"  (distintos de los "envíos" (User Submissions))Si tienes un portal web u otros contenidos alojados en Hostinger ES, retendrás todos los derechos de propiedad o licenciados sobre el contenido del usuario.
Al compartir o publicar "Contenido del Usuario" en este Sitio o a través de sus servicios, autorizas a Hostinger ES a usar la propiedad intelectual u otros derechos del propietario sobre los "Contenidos del Usuario" permitiendo la inclusión y uso del "Contenido del Usuario" de la manera contemplada en este Sitio y este Acuerdo. Por la presente concedes a Hostinger ES una licencia mundial, no exclusiva, libre de derechos de autor, sublicenciable (a través de múltiples niveles), y transferible para usar, reproducir, realizar trabajos derivados, combinar trabajos, exponer, y presentar tu "Contenido de Usuario" en relación con este Sitio, los Servicios y negocios de Hostiger ES (y afiliados de Hostinger), incluyendo sin limitación la promoción y redistribución de todo o parte de este Sitio en cualquier formato multimedia y a través de cualquier canal sin restricción de ningún tipo y sin pago o compensación de otro tipo, o permiso o notificación, a tí o a terceros. Por la presente también concedes a cada Usuario de este Sitio una licencia no exclusiva para el acceso a los "Contenidos de Usuario" (con la excepción del "Contenido de Usuario" que designes como "privado" o "protegido con clave") a través de este Sitio, y a usar, reproducir, distribuir, realizar trabajos derivados, combinar trabajos, exponer y presentar tu "Contenido de Usuario" tal y como permite la funcionalidad de este Sitio y bajo este Acuerdo. Las licencias citadas concedidas por ti sobre tu "Contenido de Usuario" terminan en un tiempo comercialmente razonable  desde que elimines o borres el "Contenido de Usuario" de este Sitio. Entiendes y aceptas, sin embargo, que Hostinger ES puede retener (pero no distribuir, mostrar, o presentar) copias del servidor con tu "Contenido de Usuario" que ha sido eliminado o borrado. La licencias citadas concedidas por ti sobre tu "Contenido de Usuario" son perpetuas e irrevocables. Sin perjuicio de lo contrario, Hostinger ES no usuará "Contendio de Usuario" alguno que haya sido designado "privado" o "protegido por clave" por ti para el propósito de promover este Sitio o negocios de Hostinger ES ( o afiliados de Hostinger ES).   
Sería deseable que Hostinger ES, y el resto de proveedores de servicios en la nube, publicaran sus contratos en español, y que todos los usuarios de cualquier tipo de servicio en la nube se los leyeran.

domingo, 19 de marzo de 2017

Las cláusulas oscuras de los contratos de los ISP y operadoras de telefonía.

Teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 1285 del Código Civil que dice: "Las cláusulas de los contratos deberán interpretarse las unas por las otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas", y lo dispuesto en el artículo 1288 del mismo texto legal , según el cual: "La interpretación de las cláusulas oscuras en un contrato no deberá favorecer a la parte que hubiese ocasionado la oscuridad", resulta que la interpretación de las cláusulas oscuras o contradictorias de un contrato no debe favorecer a la parte que lo ha redactado, y en caso de duda la interpretación sobre el sentido de una cláusula oscura o contradictoria prevalecerá la interpretación más favorable para el consumidor.
 Este párrafo está extraído de la sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos:

Traigo esta sentencia a colación porque es habitual leer en la prensa noticias como: Una juez anula las cláusulas suelo de todos los bancos por "falta de transparencia", publicada por Público; y me pregunto si por analogía con la banca, los Proveedores de Servicios de Internet (ISP) deberían de mejorar la transparencia de sus contratos.
Es habitual y voz populi que nadie lee los contratos de los ISP y todo el mundo acepta sus condiciones para poder utilizar sus servicios. No es que haya alternativa, son contratos de adhesión en los que las clausulas no son negociables para los consumidores. El problema surge cuando entre las clausulas se incluyan algunas dudosas o sin transparencia que benefician al ISP o a terceros.
Recientemente recibí de madrugada un mensaje del ISP indicándome que me había suscrito a RealMadrid y recibiría un cargo de 2.49 Eur/semana; es decir, de casi 10 € al mes. 

La primera sorpresa fue que no era consciente de que me hubiera suscrito a tal servicio y, además, tenía los SMS Premium desactivados. La segunda sorpresa fue que utilizara el nombre del Real Madrid, ¿necesita rerecurrir a ésto o lo hace un tercero utilizando fraudulentamente su nombre?.
Una rápida búsqueda en Google puso de manifiesto que es una práctica habitual. Sin dificultad, pude entender que la suscripción a tal servicio no fue mediante un SMS Premium, sino por el simple hecho de navegar por alguna página de Internet que realiza la suscripción y cobro a través de "Orange Payment". Pero, ¿qué es Orange Payment y por qué lo tenía activo?.
En la propia página del ISP se pueden ver quejas de otros consumidores:

A la mañana siguiente llamé al ISP para que me indicara cómo era posible que me hubiera suscrito a tal servicio si yo no lo había autorizado ni tenía constancia de su existencia.
La respuesta fue que no sabían si tal autorización constaba de forma explícita en el contrato de prestación de servicios, pero que el ISP lo activaba para facilitar los pagos por Internet, ya que había mucha gente que lo demandaba para evitar introducir los datos de la tarjeta de crédito. 
Si perplejo me dejo la suscripción, más perplejo me dejó que el ISP me dijera que me estaba facilitando las compras por Internet.
Aproveché para quejarme de lo que para muchos parece una estafa similar a la realizada a través de los SMS Premium y me dijeron que ellos no tenían nada que ver con dichos servicios, aunque se encargan de cobrarlos a través de las facturas de teléfono.
Sin más, verificaron que no estaban activos los SMS Premium y desactivaron Orange Payment; indicándome que como "era cliente preferente" si me facturaban dicho servicio, no tendría mas que volver a llamar para que me devolvieran el importe cobrado. ¿Cliente preferente?.
La OCU ya alertaba en 2015 de la existencia de un engaño en los servicios telefónicos de tarificación adicional:
Todos tienen en común que el teléfono es utilizado para dar un servicio prestado por terceros, con una forma de pago compleja para el usuario. Aprovechando su desconocimiento, la "autorización" para ese pago se consigue mediante engaños o con información muy deficiente.
Según el citado artículo estos servicios son proporcionados por las operadoras de telefonía más importantes:
Además, aalgunas compañías han empezado a desarrollar sistemas de pagos en factura (se contrata un servicio para que directamente se pague en la factura del móvil sin necesidad de realizar llamadas o enviar/recibir mensajes con una numeración especial) que son gestionados por la propia compañía: Pagos Movistar, Pagos Vodafone o Pagos 

en factura Orange.
Por analogía con la banca, cualquier clausula que autorizara a los ISP y operadoras de telefonía al cobro de estos servicios debería ser nula y los consumidores no tendrían mas que reclamar la devolución de los importes indebidamente facturados sin su consentimiento explícito e informado.
Así que sigue el consejo de la OCU manifestado en su artículo titulado Pagos Vodafone: ¿es un nuevo timo?
Estos casos tienen como nexo común que aprovechan la debilidad de un sistema de pagos basado en la línea telefónica. Por esa razón, cobra más sentido que nunca la campaña de OCU Desactiva el engaño, en la que solicitamos que los servicios de tarificación adicional estén desactivados por defecto en todas las líneas telefónicas, y animamos a los consumidores a que soliciten inmediatamente a su operador que en todas las líneas los servicios de tarificación adicional (llamadas y SMS) y los servicios de Pagos de las compañías queden desactivados por defecto.

En OCU apostamos porque sea únicamente el consumidor quién decida cuándo su línea puede servir para algo más que para comunicarse. Queremos desactivar el engaño de los SMS Premium, y tú puedes apoyar nuestra inicativa.
Si la operadora de telefonía o el ISP no atienden tu reclamación interna, tendrás que dirigirte a una Oficina de atención al consumidor para que tramite una nueva reclamación. Si tampoco consigue un resultado positivo, te quedará la vía judicial de un juicio verbal sin abogado ni procurador. Para facilitarte esta última vía; un equipo de la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU)* ha redactado estos 9 escritos tipo para que te resulte mucho más sencillo emprender acciones judiciales contra los operadores de telefonía móvil en caso de que tengas que recurrir a esta vía.

miércoles, 11 de enero de 2017

Los hiperenlaces y la responsabilidad penal de los blogueros

Como ingeniero cuando oigo hablar de un hipertexto, hipervínculo, hiperenlace, vínculo, enlace, ... pienso en una página web codificada en HTML que incluye etiquetas del tipo "anchor":
<A HREF="http://www.ForInfor.net">Texto del Hiperenlace</A>
Los hiperenlaces son el hilo con que se teje la gran tela de araña mundial (WWW) y permiten navegar cómodamente a contenidos disponibles en internet.
Parece difícil que incluir esta etiqueta en una página web se pueda convertir en un delito penal, pero podría serlo como consecuencia de facilitar el acceso a contenidos que  violen derechos de autor, propiedad intelectual, privacidad, ... Hay que mirar el hiperenlace desde el punto desde un punto de vista jurídico.
Por ejemplo, si realizara una búsqueda en Google para conocer la historia del hipertexto, me mostraría un enlace del tipo:

Historia del hipertexto

www.hipertexto.info/documentos/h_hipertex.htm

El origen de la idea de hipertexto se remonta a Vannevar Bush (1890-1974). En julio de 1945, Bush, jefe del Departamento de Investigación y Desarrollo ...
Si esta "Tesis doctoral" está indexada por Google es porque en algún servidor HTTP del mundo alguien ha alojado este fichero y el buscador lo muestra en el conjunto de resultados de la consulta realizada. Si la autora no hubiera querido que se indexara y fuera público, tendría que haber evitado publicarlo en Internet. Una vez publicado habrá sido descargado miles de veces y almacenado en otros miles de servidores HTTP, discos duros, memorias USB, ... y le será imposible controlar que terceros lo redistribuyan incluso versionando el original.
El hecho de que sea accesible en internet no nos da derecho a utilizarlo :
  • El que un documento sea de libre acceso a través de internet no significa que no esté sometido a derechos de autor
  • Cuando un documento libremente accesible en internet no tiene ninguna información sobre derechos de autor significa lo mismo que si pusiera TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
Si leemos el documento vemos que su autora lo publica utilizando una licencia Creative Commons, así que se puede utilizar siempre que se reconozca la autoría de María Jesús Lamarca Lapuente y no se utilice con fines comerciales.
Esta obra está licenciada bajo las siguientes condiciones:  
Creative Commons License
Podría cuestionarse si Google cumple o no con la licencia CC, y quizás se concluyera que está utilizando este enlace con fines comerciales sin indicar la autoria, ya que obtiene unos importantes ingresos por la publicidad. ¿Pero que sería de Internet y de esta interesante Tesis Doctoral si Google no hiciera esto?. Quizás cayera en el olvido y estoy seguro que a la autora le enorgullece que haya quien siga leyendo su tesis doctoral.
Pero cuando un hiperenlace lleva a contenidos que infringen los derechos de propiedad intelectual con el objetivo de generar un tráfico que permita lucrarse con los ingresos por publicidad o de otro tipo, ya se ha excedido el uso previsto para el hiperenlace. El hipervínculo transciende lo técnico y  se sitúa en el terreno jurídico.
Según el art. 270 del  Código Penal el infractor se arriesga a una pena de prisión de 6 meses a 4 años:
Artículo 270
  1. Será castigado con la pena de prisión de seis meses a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses el que, ...
  2. La misma pena se impondrá a quien, en la prestación de servicios de la sociedad de la información, con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto, y en perjuicio de tercero, facilite de modo activo y no neutral y sin limitarse a un tratamiento meramente técnico, el acceso o la localización en internet de obras o prestaciones objeto de propiedad intelectual sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos o de sus cesionarios, en particular ofreciendo listados ordenados y clasificados de enlaces a las obras y contenidos referidos anteriormente, aunque dichos enlaces hubieran sido facilitados inicialmente por los destinatarios de sus servicios ... 
Precisamente Google no comete el ilícito penal por "facilitar de modo neutral y limitándose a un mero tratamiento técnico" los hiperenlaces aunque sea sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos o cesionarios.
Para cometer el delito han de darse los cuatro supuestos:

  1. ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto
  2. en perjuicio de tercero, facilitar de modo activo y no neutral
  3. sin limitarse a un tratamiento meramente técnico
  4. ofreciendo listados ordenados y clasificados de enlaces a las obras y contenidos referidos anteriormente, aunque dichos enlaces hubieran sido facilitados inicialmente por los destinatarios de sus servicios
Parece que describen aquellas web que permiten buscar películas, libros, revistas, ... y te ofrecen enlaces para descargar esos contenidos.
Un bloguero es difícil que llegue a cometer los cuatro supuestos  que dan lugar al ilícito penal, luego no habría problema por incluir hiperenlaces en un post.
También hay que ver si se vulnera el artículo 20 de la Ley de Propiedad Intelectual por realizar una comunicación pública y este tema transciende a la legislación española y es tratado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en los casos Svensson:
24 Aclarado este punto, tal como se deriva de reiterada jurisprudencia, para poder ser incluida en el concepto de «comunicación al público», en el sentido del artículo 3, apartado 1, de la Directiva 2001/29, también es necesario que una comunicación como la controvertida en el litigio principal –que se refiere a las mismas obras que la comunicación inicial y que ha sido realizada a través de Internet como la comunicación inicial, es decir, con la misma técnica,– se dirija a un público nuevo, a saber, un público que no fue tomado en consideración por los titulares de los derechos de autor cuando autorizaron la comunicación inicial al público (véanse, por analogía, la sentencia SGAE, antes citada, apartados 40 y 42; el auto de 18 de marzo de 2010, Organismos Sillogikis Diacheirisis Dimiourgon Theatrikon kai Optikoakoustikon Ergon, C‑136/09, apartado 38, y la sentencia ITV Broadcasting y otros, antes citada, apartado 39).
25 En el presente asunto debe señalarse que una puesta a disposición de obras, mediante un enlace sobre el que se puede pulsar, como la controvertida en el litigio principal no conduce a comunicar dichas obras a un público nuevo.
26 En efecto, el público destinatario de la comunicación inicial era el conjunto de los usuarios potenciales de la página en la que se realizó, porque, sabiendo que el acceso a las obras en esa página no estaba sujeta a ninguna medida restrictiva, todos los internautas podían consultarla libremente.
27 En estas circunstancias procede hacer constar que, cuando el conjunto de los usuarios de otra página, a los que se han comunicado las obras de que se trata mediante un enlace sobre el que se puede pulsar, podía acceder directamente a esas obras en la página en la que éstas fueron comunicadas inicialmente, sin intervención del gestor de esa otra página, debe estimarse que los usuarios de la página gestionada por este último son destinatarios potenciales de la comunicación inicial y forman, por tanto, parte del público tomado en consideración por los titulares de los derechos de autor cuando éstos autorizaron la comunicación inicial.
28 En consecuencia, dado que no existe un público nuevo, no es necesario que los titulares de los derechos de autor autoricen una comunicación al público como la del litigio principal.
 y Bestwater:
El mero hecho de que una obra protegida, libremente disponible en un sitio de Internet, se inserte en otro sitio de Internet por medio de un enlace utilizando la técnica de la «transclusión» («framing»), tal como se utiliza en el litigio principal, no puede calificarse de «comunicación al público» en el sentido del artículo 3, apartado 1, de la Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001, relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la sociedad de la información, en la medida en que la obra de que se trate no se comunica a un público nuevo, ni la comunicación se produce utilizando un medio técnico específico diferente del medio de la comunicación de origen.
La interpretación del TJUE parte de una concepción amplia de lo que es un acto de comunicación pública y puesta a disposición del público. Un enlace sí es un acto de comunicación pública en la modalidad de puesta a disposición del público. Ahora bien, los enlaces, aunque sean actos de puesta a disposición, no son actos de “comunicación pública” en el sentido de la Directiva 2001/29/CE que requieran la autorización de los titulares de derechos, salvo que se dirijan a un público nuevo, no contemplado por los titulares de derechos en el momento de autorizar la comunicación inicial. No existe un público nuevo, por ejemplo, cuando los titulares de derechos sobre la obra enlazada habían autorizado que la obra fuera libremente accesible para todos los "internautas".
Los blogueros pueden estar tranquilos desde el punto de vista penal a la hora de incluir enlaces en sus post.