lunes, 30 de mayo de 2011

Trabajar en la nube o hacer castillos en el aire


Nadie duda ya que Internet es un potente canal de distribución de productos y servicios, donde se rebajan muchas barreras de entrada y, los emprendedores pueden tener una posibilidad de competir con los grandes y llegar a convertir sus ideas en fortunas en la Red.
Indice:
No pocos negocios virtuales han empezado en el garaje de alguna casa con un mínimo de servicios prestados por algún proveedor de Internet.
Pero, ¿qué pasa si un buen día nuestro proveedor de Internet decide borrarnos de la Red?. Puede parecer algo imposible a primera vista; estamos en el siglo XXI, firmamos contratos, las Leyes nos protegen y la posible intervención de la Justicia debería bastar para que todos cumpliéramos escrupulosamente nuestros compromisos adquiridos.
Pero hay que tener en cuenta que estamos en España, http://www.forinfor.net/ fue eliminada de la Red de la noche a la mañana por su proveedor de acceso a Internet. Sin previo aviso: dió de baja la línea ADSL, liberó la dirección IP fija, eliminó su página web y cuentas de correo, borró todos sus contenidos almacenados en su espacio web (hosting) y mantuvo bloqueado su dominio durante varios meses.
Quizás pienses que se trataba de un pequeño proveedor, pero es uno de primer nivel, y sus anuncios los puedes ver con frecuencia en la televisión o en los periódicos nacionales.
El resultado, obviamente fue que el negocio iniciado a finales de 2001, que empezó de cero y exponencialmente crecía año a año impulsado por el crecimiento del eLearning, fracasó.
La indignación y el supuesto incumplimiento contractual estuvo atascado en los Juzgados durante más de 5 años para culminar con una sentencia ridícula al proveedor de servicios.
Pocas opciones quedan de recuperar algo del tiempo o dinero invertido en la Red, pero voy a aprovechar la Red para compartir lo que he ido aprendiendo durante todo este viacrucis judicial y mis estudios de Derecho.
Estoy seguro que más de uno revisará su contrato de acceso a Internet y servicios asociados, pedirá asesoramiento legal para confirmar lo que lea, no saldrá de su asombro de la interpretación que un abogado puede llegar a hacer de una cláusula contractual que trata aspectos tecnológicos, de lo que un Juez puede llegar a sentenciar, ... pero al final, la duda que puede quedar es si trabajamos en la nube o hacemos castillos en el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario